Blog

Reflexión

¿Hacer lo que te gusta o que te guste lo que haces?

Tres albañiles estaban desempeñando la misma tarea a las afueras de un pueblo. De pronto apareció un niño, que se acercó a ellos con curiosidad. Estaba realmente intrigado por el tipo de obra que estaban construyendo. Al observar al primer obrero, se dio cuenta de que no paraba de negar con la cabeza. Parecía molesto y enfadado. Sin embargo, el chaval se armó de valor y le preguntó:
- ¿Qué está usted haciendo?
El albañil, incrédulo, lo miró despectivamente y le respondió:
- ¿Qué pregunta más tonta es esa? ¿Acaso no lo ves? ¡Estoy apilando ladrillos!

Aquella respuesta no fue suficiente para el niño. Por eso se dirigió al segundo operario, cuya mirada irradiaba resignación y tristeza. De ahí que en esta ocasión el chaval tratara de actuar con algo más de precaución.
-Perdone que le interrumpa, señor -dijo-
Si es tan amable, ¿me podría decir que está usted haciendo?
Cabizbajo, el albañil se limitó a contestarle:
-Nada importante. Tan solo estoy levantando una pared.

Finalmente, el niño se acercó hasta el tercer obrero, que estaba silbando alegremente. Era evidente que estaba disfrutando de su tarea. Tanto es así, que el chaval se acercó con más tranquilidad y confianza. Y nada más verlo, el albañil le saludó:
- ¡Buenos días, jovencito! ¿Qué te trae por esta obra?
-Buenos días, señor -dijo el chaval con timidez-. Tengo mucha curiosidad por saber qué está usted haciendo.
Aquel comentario provocó que el operario irradiara una enorme sonrisa. Y, con cierto tono de satisfacción, le respondió:
- ¡Estoy construyendo el hospital infantil del pueblo!