Blog

Mindfulness

Las 4 leyes de la espiritualidad

Estas cuatro leyes de la espiritualidad se enseñan en la India a cada uno de sus ciudadanos pues para ellos es muy importante hacer frente a las situaciones de la vida con una actitud positiva, a fin de conservar su pureza espiritual.

  1. La primera dice: “La persona que llega es la persona correcta”, Es decir que nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, incluso las personas tóxicas, están allí por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación.

“Cada persona que pasa por nuestra vida es única. Siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros. Habrá los que se llevan mucho, pero, no habrá quien no nos deje nada. Esta es la prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad” -Jorge Luis Borges-

  1. La segunda ley dice: “Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido” Nada, pero nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante. 

No existe el: “si hubiera hecho tal cosa…hubiese sucedido tal otra…”. No. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante. Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo.  


  1. La tercera dice: “En cualquier momento que comience es el momento correcto”. Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas es allí cuando comenzará. Todo lo que nos sucede es lo que nosotros atraemos, seamos conscientes o no; y si algo todavía no se manifiesta en nuestra vida es porque todavía tenemos algo que aprender.


  1. Y la cuarta y última dice: “Cuando algo termina, termina”. Simplemente es así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto, es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia. No podemos andar mirando hacia atrás, AVANZA. ¿Qué es lo que tienes que hacer para llegar a donde deseas? Enfócate en vivir el presente ”Aquí y Ahora”. Si es necesario darse un periodo de luto por lo que pasó hazlo, pero no desgastes tu vida por semanas, meses o años en una depresión, porque lo que pasó ya pasó y no lo puedes cambiar…

Dicen que, si este texto llega a nuestras vidas, no es una casualidad; simplemente es porque ya estamos preparados para entenderlo y de este modo avanzar en nuestro crecimiento interior.